viernes, 19 de julio de 2019

 FORMAR GOBIERNOS. PACTAR O NO PACTAR. VOTAR.


España tiene el Presidente de gobierno más guay, o más pillo, o más variable, o más oportunista, o....Dice a unos y otros "Dénme sus votos gratuitamente que yo ya los administraré". A su derecha, que el PP y Cs se abstengan y le dejen gobernar como presidente, sin estar nada claro qué va a hacer y cómo va a hacerlo en algunos asuntos de interés general para todos los españoles. A su izquierda, pide a Podemos que le dé su voto gratuito, con carta blanca para hacer lo que considere oportuno para el bien de la humanidad, aunque sea unas veces en un sentido y al día siguiente en sentido contrario. 
Yo, que no tengo ninguna confianza en que la derecha cumpla lo que promete en asuntos de calado general cuando le interesa, afirmo que incluso en estas condiciones se debe debatir políticamente en torno a cada cuestión de interés para conocer y hacer que todo el mundo conozca lo que afecta al colectivo, independientemente de su voto en un sentido u otro. Y si hay posibilidades de acordar y concretar algo que sea positivo para todos, aplíquese. Y que se lleven los galardones los que más han puesto, y evidenciado, para llegar a un acuerdo positivo para mejorar las condiciones de vida y de trabajo. En cuanto a Podemos, no siendo yo un fan de Pablo Iglesias ni de su organización, como es bien notorio, tampoco me parece decente ni razonable exigirle que le dé su voto a cambio de nada. El PSOE tiene casi 7 millones y medio de votos, el 26.88%, y Unidos Podemos más de 3 millones 700 mil, el 14. 31 %. El PSOE es mayoría pero con 123 escaños Pedro Sánchez no será investido presidente, ni posteriormente podrá gobernar sin acuerdos ni apoyos de nadie. Y ahí estamos. Que Podemos y socios defienden el inexistente derecho de autodeterminación y la libertad de los conspiradores reconvertidos en "presos políticos", entre otras cosas, y ello anula cualquier posibilidad de acuerdo, dígase desde el primer momento sin marear la perdiz y búsquense otros socios. Pero no se puede estar descalificando todo el día a Iglesias y luego lanzar los tejos a la consorte Irene Montero que, además, defiende lo mismo.  
¡Qué país, qué paisaje, qué paisanaje! Utilizado casi como sarcasmo.       



jueves, 18 de julio de 2019

JULIO, CALOR: ESCRITO HACE BASTANTES AÑOS. 

La calle estaba desierta en aquella tarde de julio suspendida en el vacío del calor. El horror lejano estaba presente en las portadas de todos los diarios y en las televisiones. La gente aprendía geografía acostumbrándose a los nombres árabes de los pueblos libaneses destruídos y masacrados, de las zonas fronterizas con Israel y de los enclaves de las NNUU bombardeados.
¿No parará nadie esta matanza? se iba preguntando David, hablando solo e intentando comprender el porqué de la sistemática destrucción de un país y del asesinato de sus habitantes. No entendía cómo era posible que los actuales actos vandálicos de Israel, las chulerías criminales de sus ministros y generales, no encontraran respuesta en el mundo que se autoproclamaba libre y civilizado. De los EEUU y de sus lobbys sionistas sabía que no podía salir ninguna condena  a los desmanes de sus cachorros en la antigua Palestina, usurpada por la decisión de 1948 de crear el Estado de Israel, echando de sus tierras a miles y miles de ciudadanos palestinos, con el aval y complicidad de NNUU. Se había iniciado la guerra fría y el Estado de Israel, creado brutalmente manipulando el síndrome del holocausto, iba a convertirse en fuerza estratégica de choque contra el comunismo y contra las legítimas aspiraciones soberanas de los pueblos de la zona.
El viejo solar de los hijos de Sem, los semitas, pertenecientes a una importante familia de pueblos asiáticos con algunas de las lenguas  más antiguas y prestigiosas de la historia de la civilización, cual son el hebreo y el árabe, soportes del judaísmo y del islam, se había convertido en la fortaleza cerrada del sionismo. Un sionismo terriblemente expansionista, políticamente racista y religiosamente integrista, que poco tiene que ver con el semitismo que agrupa a judíos y árabes en la historia, y mucho menos con la lucha revolucionaria y democrática de tantos judíos, cual es el caso de Walter Benjamín, entre muchos otros. De la reivindicación inicial de disponer de un hogar nacional en Palestina, se había pasado al dominio imperial de toda la zona. Como en muchos de los problemas actualmente existentes entre pueblos, el imperialismo británico tenía el principio de culpa, aunque luego pretendiera matizar su posición. El 2 de noviembre de 1917, el Secretario de Exteriores (Foreing Office), Arthur Balfour, emitió una declaración de simpatía hacia el movimiento sionista, en nombre del gobierno británico, en la que defendía el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, empleando todos los esfuerzos para realizar el proyecto. En la declaración se añadía que no haría nada que pudiese afectar a los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina.
De la declaración Balfour, pasando por la de las NNUU de 1948, a la situación actual, Israel ha convertido gran parte de Palestina en un Estado sionista puro, utilizando el terrorismo ( los grupos STERN E IRGUN, inicialmente) para conseguir el objetivo, y una vez conseguido consolidarlo practicando el terrorismo de Estado.
David entendía las razones de una posición imperialista de los Estados Unidos y de Israel, pero no era capaz de entrar  en las razones políticas y económicas que mantenían a Europa en una actitud de cobarde complicidad, después de las guerras y posguerras devastadoras que había sufrido en el pasado siglo. Ni tan siquiera lo encontraba explicable por la maraña de intereses comunes que el capitalismo había construido tanto en Europa como en América.
Y, lamentablemente, en estos momentos no había ningún contrapoder en el mundo para frenar la brutalidad. Rusia estaba construyendo su capitalismo, encharcada en Chechenia y en la corrupción y China estaba pendiente de los índices de crecimiento. Ni Europa, ni Rusia, ni China, eran capaces de hacer otra cosa que lamentarse de los hechos, sin poner encima de la mesa iniciativas y propuestas, acompañadas de la decisión política de defenderlas y aplicarlas. Ni tan siquiera la indignación por la prepotencia sórdida de EEUU e Israel, con el siempre cómplice Reino Unido, les impulsaba a decir basta a una acción bélica que, además de la muerte y la destrucción que estaba sembrando, iba a multiplicar la humillación, el odio y el terrorismo.
En Iraq se había iniciado una guerra con el pretexto de las armas de destrucción masiva y del compincheo de Sadam Husein con el terrorismo integrista. Cuando quedó patente que ambas cosas eran mentira se cambió la línea de ataque argumental: ahora, el motivo de la guerra y ocupación era acabar con la brutalidad de Sadam Husein, socio hasta muy poco antes de EEUU y aliados, y democratizar Iraq, como ejemplo inicial para democratizar toda la zona. Las mentiras de la guerra quedaron al descubierto pero todos ellos continuaron mintiendo, por aquello de miente que algo queda. Rajoy y su plana mayor siguieron la estela de la cómica figura del esperpento conservador y cómplice de crímenes de guerra, José M. Aznar.
También hasta aquí David empezaba a entender que los intereses contradictorios, cuando los hay, buscaban las formas de entenderse para no perjudicarse entre sí. América-Europa y países emergentes se conjuraron todos en torno a un sistema único, el capitalismo globalizado, llamado engañosamente "economía de mercado". Pero las inquietudes y angustias le asaltaron cuando se hizo la siguiente pregunta: ¿dónde están los intelectuales y artistas de la guerra de Iraq? ¿dónde están los sindicatos y sindicalistas que hicieron un importante esfuerzo para movilizar a los trabajadores entonces? ¿dónde están los políticos de izquierdas? Su silencio es estruendoso y estremecedor. ¿ A donde vamos? ¿Tanto poder tiene el lobby económico, editorial, artístico y comunicacional sionista para que callen las voces de la cultura y del trabajo contra la guerra?
Ayer estuvieron en la sociedad esas voces altas y fuertes contra Aznar y el gobierno del PP. Hoy no debían estar contra la posición del gobierno de Zapatero, sino exigirle la defensa consecuente de la paz, apoyando y potenciando esta actitud para que suene más fuerte y contundente y se sienta respaldada, para que el gobierno vaya más lejos en la exigencia de paz y en la denuncia de los principales responsables de la guerra y para que el pueblo vuelva a expresar su NO A LA GUERRA con la misma masividad que hace tres años. Hoy deberían estar presentes para que no hubiera marcha atrás en una posición moderada pero casi única en Europa. 
Todas estas reflexiones se iba haciendo David mientras andaba bajo el sol. Reflexiones que se hacían millones de personas en el mundo. David erar una más de ellas. David era judío.
El sol era cada vez más fuerte, el calor apretaba, los contornos de las cosas se difuminaban. A lo lejos continuaban crujiendo los huesos de los cuerpos destrozados, entre alaridos de pavor y el sordo rumor del desplome de las casas. Una nueva página de ignominia se estaba escribiendo. Los autores, casi los mismos de siempre. En las calles desiertas, el silencio sonaba a crimen.

(Esto, escrito después de la guerra y destrucción de Iraq, ha continuado hasta nuestros días. Todo sigue igual y los peligros son mayores ya que en España, en Europa y en América los personajillos gobernantes son más miserables, si cabe)
  




miércoles, 17 de julio de 2019

LOS SECESIONISTAS DE CATALUNYA EN LA ONU. CREAN LA OLC (Organiztació per l´alliberament de Catalunya", QUE ME PARECE UNA BURLA A UNA VERDADERA ORGANIZACIÓN DE LIBERACIÓN, LA OLP DE PALESTINA.
(Leer en El Confidencial el artículo que habla de ello)
Leído el artículo anterior de El Confidencial sobran palabras para decir lo que pueden inspirar esos personajillos a las personas normales. ¿Qué venden? Pues las historietas que cuatro vividores imbéciles, bueno cuatro o 104, han ido escribiendo y amontonando, sobre todo en el engendro llamado "La Nova Història Catalana", para que las lean otros desinformados, conscientes o no de su cretinidad que, contra viento y marea y hasta con desprecio del más elemental sentido común infantil, se las creen y divulgan. Y muchas veces no es suficiente con que las lean, divulguen y apoyen los catalufo-secesionistas, sino que hasta se las creen y las compran algunos próceres mundiales del "intelecto", que han pasado de ciertos conocimientos culturales y artísticos y de gozar antaño de prestigio como militantes de la izquierda intelectual para escribir y hablar sobre la emancipación y la paz, a defender las cosas más cómicas, infantiles y alejadas de cualquier parecido con la realidad. Ver a Joan Báez abrazada a un demente como Puigdemont y dedicarle amorosa una canción, y a Chomsky, el que estuvo de acuerdo con el bombardeo de Libia, o a Angela Davis en la misma línea pidiendo la libertad de los conspiradores presos y defendiendo la secesión de Catalunya, es para echarse a llorar, o a reir. Son como calcetines sudados vueltos al revés de tan mal que huelen sus actitudes. Qué pena! Es el mundo al revés.
Reitero lo dicho en muchas otras ocasiones desde hace tiempo: el retroceso en historia, ilustración, ética, política, humanidades y hasta en el más elemental buen sentido común, por parte de lo que era antes una izquierda social e intelectual real y aparentamente sólida, o así lo creíamos, es inmenso y terrorífico, no sé si irreversible.
Paco Frutos Gras.
ANDREA CAMILLERI

Ha muerto Andrea Camilleri a los 93 años, al no haber podido superar un paro cardíaco después de haber sido ingresado hace días en el hospital. Camilleri ha sido guionista, director de cine y de teatro, realizador de obras de Pirandello, Ionesco, , Elliot, Beckett...., novelista y uno de los más importantes autores en la redacción y realización de hermosas series televisivas que han tenido gran éxito en Italia y en el mundo. La más conocida e importante, iniciada en 1994, "El comisario Montalbano".
Siciliano, inventor para la ficción, de la ciudad siciliana de Vigàta. Comunista hasta la muerte, según sus propias palabras, en una Italia en la que los dirigentes comunistas se habían ido cargando el partido y la izquierda es casi inexistente. Camilleri ha sido un gran crítico de los políticos y de su falso mundo contrario a las más elementales normas morales, culturales y políticas del pensamiento democrático, con especial denuncia de Salvini. Le guardaremos el recuerdo más vivo y activo cada vez que leamos su nombre, alguna obra suya, o miremos una de sus bellas películas.
Paco Frutos Gras.

martes, 16 de julio de 2019

TENGO LA IMPRESIÓN DE QUE SE REPRODUCE LO PEOR. 

He recorrido este país de arriba abajo, he visitado otros muchos países aunque de forma más epidérmica. He conocido gentes diversas y, finalmente, he quedado prisionero de un patio interior, tanto en sentido figurado como real, con una pared blanca enfrente como el muro de un embalse, una parra nacida del cemento, sombrillas de la Coca Cola, mesas, sillas, arbustos sin personalidad, ventanas, galerías, todo construido con materiales de ordinaria sencillez, ya que así fue diseñado para los obreros y humildes que lo habitaron y así sirve hoy a las nuevas oleadas que, más exóticas, diferentes y plurales, comparten un espacio destinado a una masificación que anula los posibles rasgos de creación conocidos, aunque no está escrito que no puedan surgir otros. Porque el espacio, las gentes, ¿qué es todo esto si no hay nada emotivo que compartir, nada con que hacer correr las lágrimas de la emoción en común?
He visitado toda España de punta a punta, no me queda por conocer ninguna capital de provincia, ni casi ninguna ciudad importante por su censo o su belleza, o su historia de lucha o, simplemente, por estar al lado de la carretera por donde pasaba.
Y en todos los lugares, su gente, la que vive y trabaja, que es de derechas, de centro, de izquierda o de semi izquierda, o que pasa de casi todo lo que sea pensamiento colectivo, política, instituciones y que solo quiere ver cómo le arreglan las cosas o, incluso, que le arreglen lo suyo. Esas gentes, posiblemente mayoría, que sienten lo que ocurre más o menos intensamente, pero que llegan a la conclusión de que nada pueden hacer porque eso es cosa de los gobernantes y políticos, de los militares, de los curas, de los médicos y profesionales, y que sus deficiencias en todos los órdenes, fueron  culpa de las comadronas que equivocaron sus hatillos de niños desvalidos. 
Me he emocionado ante parajes y edificios. Una vez en Roma, contemplando La Pietá de Miguel Angel en El Vaticano, lloré ante tanta belleza sublimada en una figura pequeña. Es solo una muestra de que amo la belleza, la grande, la chica, la natural, la creada por la mano humana, pero que ante todo antepongo una relación, aunque muchas veces no sea cómoda ni agradable: la relación con las personas, la gente, los hombres y las mujeres que comparten mi aventura humana, mis dolores y dichas, mi casual incidente biológico. Trabajan, muchas veces con formas muy precarias y, en su mayoría, normalmente cobran poco, tienen penurias, a veces prosperan relativamente porque estamos en una sociedad de consumo que tiene que vender (en muchas partes es de no sumo), y hasta se revuelven y luchan algunas veces que se tiene que pelear para ganar algo o para que no te quiten lo ganado. Esos y esas son mis compañeros, mis camaradas, mis hermanos políticos, no solo biológicos. Con ellos he compartido muchas cosas, más de derrota que no de triunfo, pero siempre fraternalmente compartidas. Esta gente, en lo cercano, y la gente pobre y muy pobre y marginada, en lo cercano y lo lejano, es lo que me da coraje, me hincha las venas de sangre solidaria, me remueve la vergüenza, me impulsa a la búsqueda permanente de la dignidad. Son los míos, con minúscula, los que se mezclan en mi materia, los que exigen que piense y actúe con ellos, son la sal de la tierra.. 
Sí, ya sé que todo esto puede parecer muy retórico, poco prosaico, nada concreto ni útil, y bla, bla, bla..., pero es lo que siento y pienso desde un patio interior, real y ficticio, con un muro blanco de embalse, arbustos alicaídos, galerías y ventanas cerradas, mesas, unas recién nacidas en el asfalto y sillas y sombrillas de Coca Cola compartiendo los humos de los autobuses. Y sé que es difícil, por no decir imposible, convertir este panorama en campos de azucenas, en montes de espliego, en playas doradas, o en suaves ondulaciones marinas. Pero es lo que hay, y ningún chalet adosado, ninguna residencia o mansión señorial, ninguna suite imperial, acogerá mis palabras, mis pobres palabras, en sencillas hojas de papel. Ningún lugar embellecido por el consumo parasitario y rico acogerá mis suspiros de escepticismo, ningún hijo de puta altivo montado en la chequera evitará que ande por la calle o que pase por su lado con el desprecio de los que defienden sin complejos una austera y digna vida para todos.
Desde este patio interno retrato el barrio judío de Córdoba y bebo vino rojo en sus tabernas, paseo por Santa Cruz, camino de Triana, en Sevilla, subo al Albaicín en Granada; como pescaíto en El Palo de Málaga; zascandileo por El Tubo de Zaragoza, por Cunadevila en Gijón, por la plaza dorada de Salamanca, por El Micalet de Valencia, por la Plaza Mayor madrileña o por Las Ramblas de Barcelona. En ninguna parte soy extraño, en ningún lugar me siento forastero. Ni en el Trastevere, ni en el Barrio Latino, ni en El Malecón de La Habana, ni en Porto Alegre donde todavía me resuenan las voces primeras de hace 5 años en el primer clamor mundial contra la globalización capitalista que, visto lo visto en todas partes, se ha quedado en agua de borrajas. En La Plaza Roja actual me sentiría forastero, e incluso enemigo si coincidiera con algunos de los nuevos ricos mafiosos que campan a sus anchas por el mundo. Aquello fue un gran intento de construir algo nuevo, humano, digno, habitable y alegre para todas y todos. Fracasó en su primer intento, pero volverá el segundo aunque adopte otras formas que, seguramente, yo ya no veré, pero existirá un segundo. En el primer intento se hicieron cosas grandes, inteligentes, sensatas, revolucionarias, que crearon una mentalidad con nuevos principios y valores, los cuales a pesar de la destrucción posterior, en muchos casos aún no han sido extirpados de la mentalidad de muchas personas que los vivieron o que fueron educados en ellos. Pero el sentido posesivo del poder, la renuncia a compartir decisiones y la burocratización de las mismas en torno a la creación de cosas y servicios útiles y la correspondiente corresponsabilidad de toda la sociedad, ahogó el gran potencial científico, técnico, productivo y cultural de aquel inmenso y gran país, la Unión de Repúblicas Socialistas, que había iniciado su andadura para desarrollar la primera revolución de la historia orientada al socialismo, cortando la respiración a los malos de la tierra. Quizás aquí pasaría igual, si tenemos en cuenta la catadura moral de muchos de los personajes y personajillos de la llamada izquierda. Lástima de este fracaso inicial porque sus gentes, las de la URSS, lo pagan duramente y el resto del mundo también. Ahora Putin, el antiguo dirigente del aparato político y de espionaje comunista puede codearse y cambiar cromos con Bush, Obama o Trump, con un meapilas como Prodi, con una Merkel de diseño de escuela de formación profesional de la ex-RDA, con un Chirac o un Sarkozi flotando como el corcho, o con un Blair que empezó con sonrisa de Walt Disney y terminó con la mueca de Drácula al amanecer. O hacer también que Rusia juegue un papel muy positivo en Siria y en el mundo en la contención y control de la vertiente más criminal del imperialismo.
En resumen, con la desaparición de la URSS todo ha quedado más convulso, mezclado, miserable, mezquino y peligroso y ha impregnado hasta el último poro del tejido político y social. Un fenómeno español, europeo y mundial. En España parece que hay una carrera para demostrar quien es el más cretino y quien se cisca más en la posibilidad de una regeneración intelectual, moral y política.   

(Escrito hace unos años) 
    

lunes, 15 de julio de 2019

SOBRE LO TRASCENDENTE, LA REALIDAD Y LO BANAL.


Mientras en los diversos chiringuitos y mentideros políticos de España se hablan de cosas trascendentales para el futuro de los españoles y de la humanidad toda, en el mundo parece que solo pasan cosas secundarias. Efectivamente, aquí estamos inmersos en aguas procelosas para formar gobierno, sobre todo en el PSOE-Podemos, ya que parece ser que salvo "dame lo mío"  todos están poseídos de la total verdad y no queda resquicio para poner públicamente encima de la mesa los problemas, las soluciones y alternativas de cada cual para que el respetable esté informado y documentado; y continúa el culebrón secesionista catalán de forma cada vez más esperpéntica por increíble y ridicula; y Cs parece andar a la deriva desatando todos los cabos atados en sus momentos de lucidez; qué fiasco las organizaciones "nuevas" que se iban a comer el mundo y beber los cielos, Cs y Podemos, dan grima tan inútiles; y el PP intentando mantener el estandarte de jefe de la oposición y contribuir a recrear el bipartidismo anterior, en tanto VOX pugna por no ser arrastrado de nuevo a la cueva. 
Y la realidad, parece que banal por el poco interés político que genera, no merece distraer la atención de las  "grandes" cuestiones. Ni el acuerdo Unión Europea-Mercosur, firmado deprisa y corriendo sin un debate político de fondo sobre las principales cuestiones que van a afectar a los países latinoamericanos, a Europa y a España. Un acuerdo de negocios de los grandes grupos productivos y económico-financieros que, por el sigilo y la falta absoluta de información pública, hace presagiar que poco se ha tenido en cuenta lo social, el respeto a la tierra y sus cultivos en cada sitio, la producción y los servicios y el cambio climático. Se trata de un culto para más inversiones del mercado neoliberal al "LIBRE COMERCIO", representado en América Latina, para tener una idea más aproximada de lo que representa, por reaccionarios lacayos de EEUU tipo Bolsonaro y Macri, bendecidos en su papel de gran "lider" internacional por Pedro Sánchez. O sea, un acuerdo clandestino, a pesar de estarse negociando durante 20 años, sin haber profundizado en las consecuencias para las personas, las tierras, el clima. Y esto en España también es un asunto secundario y banal con el cual no vale la pena perder el tiempo, habiendo cosas tan importantes como lo señalado al principio.
Y siguiendo en esa tónica de cuestiones menores, por qué hablar de cosas asimismo prescindibles como son, si vamos hacia un futuro de "progreso" abstracto, como defendía el régimen económico, y aceptaba la izquierda, o hay un serio estancamiento y avanzamos hacia atrás como los cangrejos. Sin realmente tener en cuenta los cuatro grandes bloques de cuestiones como son los recursos y su distribución y reparto, las materias primas y la producción, el equilibrio en el desarrollo, las relaciones internacionales, la colaboración y el intercambio, sin dominio neocolonial ni guerras. Y sin hablar de la necesidad de construir nuevos valores sociales basados en la estabilidad y seguridad y en la recomposición geopolítica que reduzca el caos y la inestabilidad permanente. Inestabilidad que afecta a pequeños empresarios, autónomos y asalariados con una minoría bien pagada y una masa mal pagada y maltratada y precaria. Todo ello cuando crecen los gastos en vivienda, energía transporte. En todas partes y en España.
Y la izquierda tampoco está ni se la espera. Ya no representa el descontento de las clases populares. Y lo grave es que muchas cosas que antes defendía la izquierda, ahora dicen defenderlas las derechas y extremas derechas populistas que recogen bolsas de voto de las clases trabajadoras, engañándolas de nuevo como han hecho históricamente, con resultados tan trágicos.  
Ningún partido aborda en serio y a fondo todo esto, con propuestas solventes conocidas y debatidas, salvo alguna mención genérica para decir algo. Lo dicho, lo "trascendente", o sea lo banal, por un lado y la realidad por otro.    

domingo, 14 de julio de 2019

(Publicado en La República.es el mes de julio de 2019)


EL ASESINATO DE JOSÉ COUSO EN IRAQ, CASO CERRADO PARA LA "LEY". Y MICHELLE  BACHELET SE UNE  A LUÍS ALMAGRO Y AL CORO DE MISERABLES TRAIDORES DE LA ANTIGUA IZQUIERDA, VENDIDOS AL DINERO YANKI.

Progresivamente se han ido cerrando todas las puertas  de la justicia y la ley para aclarar la responsabilidad del asesinato de José Couso y condenar a los asesinos a la pena correspondiente, según exigen las leyes internacionales y nacionales. Esta vez ha sido el Tribunal Constitucional español el que ha declarado que no hay motivo para investigar y condenar, que todo ya está dicho y escrito según la “ley”en el caso CousoSe demuestra una vez más que las leyes no son iguales para todo el mundo. Y en este caso concreto menos aún ya que con el imperio terrorista de EEUU hemos topado.
El gobierno de EEUU impuso desde el primer momento el silencio más absoluto sobre los crímenes de sus soldados en Iraq y decretó la total impunidad para ellos. No puede haber ningún tipo de juicio ni en EEUU, ni en Europa y el mundo, ni en España. Y aquí inmediatamente quedó clara la sumisión del gobierno y de las principales fuerzas políticas a lo que mandara el boss. Por ello el gobierno del PP y su presidente  en aquel momento, José Ma. Aznar, iban a mostrar su desprecio a cualquier decisión que supusiera poner en cuestión la responsabilidad criminal de EEUU y, sobre todo, la participación cómplice de Aznar, su gobierno y su partido en la intervención en Iraq con el pretexto de la posesión por parte de este país de armas de destrucción masiva y colaboración con el terrorismo, algo demostrado desde el primer momento como la gran mentira. La imagen de Aznar con los pies encima de la mesa y su risa estúpida y la sonrisa complaciente de George Bush en aquella foto, algo que debería ser la vergüenza de cualquier persona de inteligencia elemental y sentido común que no tuviera alma de delincuente, no iba a ser desautorizada en el Congreso de los Diputados ante un cartel de exigencia de justicia por parte de los defensores de justicia para José Couso, a pesar de la villanía criminal de su asesinato. Y si ya en aquella ocasión Aznar demostró el desprecio a la verdad y a la justicia y calificó a la familia Couso y a todos los que la apoyaban de anti patriotas, el PSOE y la derecha nacionalista no fueron menos en la aceptación sumisa de la imposición norteamericana. Hubo un conchaveo de todos y de la fiscalía del Estado para aceptar sin rechistar las órdenes de los militares de EEUU, para enfrentarse al imperio de la OTAN y a los dueños de Rota y Morón y para hacer otra cosa que no fuera mostrar su pesar lacrimógeno por el asesinato de josé Couso en el ataque al hotel Palestina de Bagdad después de la invasión ilegal. Por ello, entre todos aprobaron la no persecución internacional de los crímenes y, en concreto, los que afectaron a José Couso y a otros periodistas presentes en el Palestina. En 2014, el PP se cargó definitivamente en el Congreso la posibilidad de justicia universal, justicia universal que el PSOE ya había limitado bastante el año 2009. A partir de entonces, incluso muchos narcotraficantes importantes y confesos han gozado de libertad para continuar delinquiendo por no poder ser enjuiciados internacionalmente. 
Y ahora ha venido el golpe del Tribunal Constitucional rechazando la demanda de investigación y justicia de la familia Couso y de todos los que les apoyamos. Los Couso ya han afirmado que continuará la denuncia en el Tribunal de Derechos Humanos de la UE. Y con ellos estaremos.
La segunda cuestión anunciada hace referencia al informe que Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, ha hecho tras una larga visita a
Venezuela, entrevistándose con las diversas partes para, aparentemente, contribuir a un debate democrático entre todas las fuerzas políticas y sociales y establecer un acuerdo de paz y convivencia que permita defender todas las posiciones políticas sin enfrentamientos violentos. Así las cosas en teoría. En la práctica, después de la visita ha firmado un largo informe que parece redactado por el mismo Trump-Guaidó. En él se empieza por una larga retahíla de mentiras y manipulaciones elaborado por los partidarios de la violencia y del golpismo, sin tener en cuenta para nada las opiniones, datos y estudios documentados presentados por los defensores políticos y jurídicos diversos del gobierno que representa en su máximo nivel el presidente Nicolás Maduro. Además de esta parcialidad, el informe Bachelet, que se dice ha sido escrito por los mismos redactores de los dos anteriores, dependientes del anterior representante de la ONU para Derechos Humanos, que era, nada más y nada menos, que un dirigente político  destacado del régimen feudal de Arabia Saud, representa la incorporación de un alto cargo de la ONU al montaje conservador-reaccionario impulsado por Trump, Bolsonaro, el colombiano Duque o el chileno Piñera contra el pueblo de Venezuela. Y todo ello es más grave si cabe ya que Bachelet procede de la izquierda, es hija de un general del ejército del aire chileno detenido por Pinochet por defender el Chile democrático, encarcelado y torturado hasta que muere en la cárcel de un infarto después de una sesión de tortura. Michelle Bachelet ha sido, además presidenta de Chile en dos legislaturas por el Partido Socialista. 
Lamentablemente para lo que dice representar la izquierda, ha seguido los mismos pasos  que su colega Luís Almagro, ex dirigente del Frente Amplio de Uruguay y actual presidente de la Organización de Estados Americanos, que ha llegado a pedir hasta la intervención armada en Venezuela para echar a Maduro. Con todas estas actuaciones de ex representantes de la izquierda latinoamericana y las que realiza la “izquierda” en España y en el conjunto de Europa, a alguién puede extrañarle el declive y la desaparición de esa izquierda, dejando el campo abierto a la derecha, que ni siquiera tiene que arremangarse para continuar ganando la “lucha de clases”. El capitalismo actual en su fase neoliberal más dura ni siquiera tiene que recurrir como en otras ocasiones al activismo violento del fascismo como opción política hegemónica. El fascismo ya actúa e impone sus tesis y políticas en los asuntos capitales de cualquier sociedad: el consumismo, creando consumidores dóciles para que funcione su sistema productivo y  mercado y liquidando el sentido emancipador de la clase trabajadora organizada y movilizada,, unido ello a un concepto de la economía al servicio exclusivo del capital, a la industria del armamento y la guerra, reductor de los derechos sociales básicos, de las pensiones, de la educación, e impulsando nuevas modas camufladas tras el pomposo y falso nombre de nuevas costumbres y nuevos derechos que sirven fundamentalmente para dividir y enfrentar a sectores populares y para que la lucha de clases se dé por acabada ya que, como dijo el millonario George Buffet, la han ganado ellos. Y mientras, la clase trabajadora, que debería ser el baluarte de la emancipación social y humana, de la solidaridad internacionalista entre los trabajadores y los pueblos y de la paz,  desaparece de la escena.