viernes, 18 de enero de 2019

¿DRAMA A LO SHAKESPEARE, ESPERPENTO A LO VALLE INCLÁN O PLAGA POLÍTICA?


La verdad es que después de ver someramente lo que pasa en la política española, con el último, de momento, episodio bufo de Errejón-Carmena-Iglesias-Podemos y pajes afínes de Unidos Podemos, IU y PCE, los residuos, en conjunto, de la izquierda,  e intentando evitar la caída permanente en una profunda melancolía, he mirado en el Hamlet de Shakespeare para intentar encontrar personajes maestros de la simulación, el engaño y la falsedad que fueran algo parecidos a nuestros actuales políticos y no los he encontrado con un nivel tan primario; me he dirigido también a nuestro Valle Inclán y he llegado a la misma conclusión, a los políticos antes citados, a los que añadir la curia del PP-PSOE y nazional-secesionistas les pasa lo mismo que a los personajes de Inclán, que contemplaban la realidad española a través de los espejos cóncavos de El Callejón del Gato de Madrid, parcialmente existentes todavía. O sea, que nada de tragedia o drama de grandeza shakesperiana, más bien una plaga política que se aproxima a un esperpento de baja calidad.
Cuando la otrora izquierda abraza progresivamente las prácticas de una progresía que va y viene de la superficie de las cosas, con principios y valores cada vez más laxos, a la fragmentación de la realidad para congraciarse con los diversos grupúsculos que van surgiendo al impulso creativo de los nuevos aires del liberalismo social, el resultado no puede ser otro que su desaparición a plazos y el crecimiento y fortalecimiento de la extrema derecha y la derecha. Y los que durante  poco tiempo han pasado a la primera plana de la propaganda política, gracias en gran parte a su lanzamiento interesado en los grandes medios de comunicación de masas, poco a poco se van enfrentando y eliminando según sus intereses personales. Lo que está ocurriendo con la maaama Carmena y el joven discípulo aventajado Errejón es solo una muestra de este proceso que ha venido precedido de otros episodios en el mismo sentido en este espacio político y humano que se tenía que comer el mundo. 
Y desapareciendo cual sombras huidizas por el horizonte van los  creadores y lanzadores intelectuales de esta nueva versión del sorpasso que, como las otras, ha terminado en fracaso, después de haber prácticamente hundido las expectativas positivas que Izquierda Unida tenía hace pocos años. Pueden estar contentos y subirse a las tribunas públicas y púlpitos afines a continuar dando lecciones.    

jueves, 17 de enero de 2019

Paco Frutos Gras.

Ordenando unos libros que tenía en mi mesa de trabajo, he ojeado el que me regaló con una sentida dedicatoria mi camarada y amigo Miguel Pastrana hace unos meses. Un libro de poemas que leí y que lleva por título "EN PIEDRA, EN AGUA, EN VERSO". Muy hermoso y, sobre todo, en lo que a mí afecta y gusta, que habla en poesía de las cosas de la vida, de las personas, de los paisajes, de las casas y calles, de todo lo que yo veo en la cotidianidad, siento, gozo o sufro, e intento comprender para contribuir a que en mi relación humana, cultural y política, por escrito o directamente, sea útil para compartir amistades, solidaridades y fraternidades. El mundo es uno, complejo, contradictorio, duro, canalla e injusto muchas veces, pero es nuestro mundo, el que debemos intentar hacer más habitable. Miguel Pastrana lo hace. Gracias.
"EN PIEDRA, EN AGUA, EN VERSO". Miguel Pastrana.Ediciones Silente. Colección Poesía nº 4


LA CANADIENSE. Una victoria de la clase obrera española
Desde IZQUIERDA EN POSITIVO queremos conmemorar y revindicar el hito que representó, en la historia de movimiento obrero español, la huelga de 44 días que estremeció, entre febrero y marzo de 1919, a la burguesía catalana y al gobierno de España: la huelga de la empresa eléctrica Riegos y Fuerzas del Ebro, más conocida como La Canadiense, gracias a la cual España se convirtió en el tercer país del mundo –y el primero de Europa Occidental– en instaurar por ley la jornada laboral de ocho horas para todos los trabajadores asalariados y en todos los sectores de la producción.

La huelga de La Canadiense fue un ejemplo a seguir de solidaridad obrera y de movilización ciudadana, en un momento en que la lucha de clases era especialmente dura y se solventaba, por lo general, por medios violentos. Una solidaridad obrera que hoy, en una época de segmentación extrema del mercado de trabajo y de hegemonía generalizada de los valores insolidarios del individualismo capitalista como la que vivimos, nos parece casi inimaginable. En La Canadiense, una injusticia cometida contra un pequeño grupo de trabajadores del departamento de facturación fue asumida sin vacilaciones como propia por todo el conjunto de los trabajadores de la empresa, y motivó su inmediata movilización; y, casi sin solución de continuidad, le siguió la movilización de los trabajadores y trabajadoras de otras muchas empresas y sectores, hasta convertirse en una auténtica huelga general.
La reacción del poder político y económico ante aquella movilización obrera y ciudadana fue, como no podía ser de otro modo, brutal, con la militarización de la empresa, la implantación del estado de guerra, y miles de trabajadores encarcelados en el Castillo de Montjuïc. Pero, en un ejemplo también de solidaridad interterritorial y de clase, la huelga se extendió a otras ciudades y provincias del resto de España, hasta que el Gobierno y la burguesía tuvieron que claudicar, y aceptar tanto la liberación de los trabajadores detenidos como la concesión de la mayoría de las demandas planteadas. Lo cual constituyó un gran éxito y una gran conquista no sólo para los trabajadores de La Canadiense, sino para los trabajadores y trabajadoras de todo el país.
Tras la huelga de La Canadiense, la lucha de clases en España –como en el resto de Europa, y el resto del mundo– continuó siendo brutal y descarnada, con una escalada del pistolerismo empresarial contra el movimiento obrero, y un incremento de las tendencias autoritarias en el seno de la burguesía que desembocaron en la irrupción de los fascismos en los años veinte y treinta del siglo XX –que hoy parecen también querer resurgir–. Pero la lucha de La Canadiense demostró que el movimiento obrero organizado podía plantar cara con éxito a la burguesía, y que el liberalismo político nunca sería auténticamente democrático si no se le dotaba de contenido social. 
Y por ello, hoy más que nunca, reivindicamos su ejemplo y su memoria, y brindamos nuestro homenaje a los hombres y mujeres que con su esfuerzo y sacrificio consiguieron esta ejemplar victoria. Porque hoy, más que nunca, es necesario recordarles, en estos tiempos de retroceso generalizado de los derechos sociales y laborales tan duramente conquistados. Y en estos tiempos en que quieren imponer su hegemonía los valores del individualismo insolidario y la desigualdad social.
Desde IZQUIERDA EN POSITIVO, hacemos un llamamiento a todas las organizaciones de izquierda, y trabajadores en general, para apoyar este manifiesto y participar en el acto que el próximo 5 de febrero a las 6:30 de la tarde tendrá lugar en los Jardines de las Tres Xemeneies (donde estuvieron las instalaciones de La Canadiense), junto a la Avenida del Paral•lel.
Barcelona, 16 de enero de 2019
PALABRAS, HECHOS Y CONCIENCIA SELECTIVA.

El título viene a cuento de oír a Pedro Sánchez, presidente del gobierno, declarar desde la tribuna del Parlamento Europeo que se tienen que rechazar las actitudes de la extrema derecha y de los que quieren romper la UE, citando asimismo la votación sobre el Brexit en el Reino Unido . Se ha pronunciado contra los que esgrimen una "nostalgia inventada", contra "la ultra derecha y los nacionalismos excluyentes" que amenazan a la UE. En resumen, contra un mensaje ya conocido en Europa que, dijo, "sembró de cenizas esta tierra hace décadas". Días antes había declarado "Nosotros nunca pactaremos con la ultraderecha en nuestro país".  
Estoy totalmente de acuerdo con todas esas declaraciones, pero tengo algunas dudas. Y pregunto para disiparlas: ¿ No pactarán con la ultra derecha centralista y autoritaria españolista, ni tampoco con la ultra derecha nazional-independentista catalana, defendida por la ultra derecha europea de Salvini, de Alemania y de otros países? Las ultra derechas resucitan o se hacen, hablen el idioma que hablen y sin tener en cuenta nunca las tragedias de la historia. Y Puigdemont, Torra y equipo votan para que Pedro Sánchez sea presidente y les facilite lo suyo, mientras ellos se pasean por el mundo y chulean el dinero y empobrecen a todos los catalanes y españoles.
Y a cuento de la derrota en Andalucía, después de gobernar esa región durante 36 años, en los cuales ha habido cosas socialmente positivas para los andaluces y otras menos positivas relacionadas con enriquecimientos ilegales, corrupciones y clientelismos, ahora el PSOE llama  a manifestarse contra el fascismo representado por la santísima trinidad: PP. Cs, VOX. Estoy convencido de que algunas actitudes del PSOE, de Unidos-Podemos-Adelante Andalucía, de grupos del movimiento feminista, más proclives a las "manifestaciones de colorines" que a una verdadera, constante y organizada movilización de clase, en la cual se centren todas sus reivindicaciones socio-económicas, laborales, por la igualdad, contra  la violencia machista, contra la guerra y por la paz, lo que hacen con sus acciones es potenciar un nuevo salto social y electoral de VOX y la extrema derecha denostada.
No sé porqué me parece que el presidente del gobierno en vez de viajar tanto para no ir a ningún sitio y el conjunto del PSOE y sus socios menores deberían tener otras tareas más positivas para el conjunto de la población, con políticas coherentes y sin demagogia en la solución de sus problemas.  

   Resultado de imagen de fotos de salvini y la estelada
SALVINI EL MINISTRO ITALIANO DE LA LIGA NORTE.

lunes, 14 de enero de 2019

RETRATO PARCIAL DE LA REALIDAD POLÍTICA.

Ausencia práctica de la lucha de clases con estrategia de cambio social, por parte del movimiento obrero, antaño sindical y políticamente organizado. Lucha de clases presente y activa en las diversas formas que consideran en cada momento los representantes económico-financieros y políticos del capital. Lucha de clases que remarcó ya hace tiempo el multimillonario George Buffet, afirmando ante una pregunta retórica: "Por supuesto que hay una guerra de clases, y la estamos ganando los ricos". Ello, a  pesar de que la explotación del trabajo humano y la opresión son tan duras como siempre, aunque aplicando en algunos casos formas sociales más matizadas y, aparentemente, menos brutales.
La sustitución de las dialécticas de clase entre poseedores y trabajadores representa una fragmentación de la sociedad y la creación y manipulación de entes sectoriales y grupales más manipulables por el poder económico y sus instrumentos políticos y de comunicación. Y así, lo colectivo queda difuminado en lo personal y privado, abriéndose paso una especie de concepción y práctica de todos contra todos, quedando al margen la lucha contra los poderosos y todo lo fundamental en la reivindicación de los derechos económicos y sociales de la mayoría y en la defensa radical de la paz frente a las guerras imperialistas y neocoloniales del capitalismo neoliberal actual, que continúan formando parte de sus métodos violentos para recuperar la más alta tasa de beneficios,  de control geopolítico de países y rutas y de mantener la fabricación de armamentos como una de sus industrias más productivas, aún a costa de la muerte de miles de personas  y de la destrucción de países enteros.
Frente a esa realidad no hay otra alternativa de trabajo para los comunistas y para el conjunto de la izquierda que no abdica de sus principios y valores, que recuperar plenamente su mejor actitud histórica: lucha de clases desde la defensa de las conquistas sociales, solidaridad entre todos los trabajadores, internacionalismo, colaboración y fraternidad entre los  pueblos del mundo, erradicación de la guerra como instrumento de intervención. O sea, combatir unidos y juntos, sin fragmentaciones artificiales de género o por orientaciones sexuales, ni por diferencias de lengua o identidades humanas o "nacionales" pretendidamente antagónicas. Luchar contra la desigualdad, la represión, la opresión y la utilización de sectores sociales populares para enfrentarlos a otros sectores asimismo populares. Combatir el machismo, no como una brutalidad y ansia de dominio que arranca de un núcleo perverso e ignoto del interior del hombre, sino como lo que es, un fenómeno social fruto del sistema patriarcal de explotación capitalista, que ha necesitado y necesita todavía de la sobreexplotación de la mujer en todos los órdenes de la vida: en el trabajo y el salario, en el hogar, en los derechos básicos de igualdad entre hombre y mujer. Castigo ejemplar a los comportamientos de violencia sexual y a los asesinatos.  
Para ir concluyendo este escrito y que sirva para activar un debate necesario, propongo también una reflexión a cuenta de algunas de las cosas que están ocurriendo en la actualidad y de las cuales somos escasamente conscientes. Una de ellas es la creación, según convenga en cada momento, de un movimiento progre y buenista; y, en otros casos, fomentar actitudes reaccionarias y neofascistas tipo VOX. Y en una y otra creación los problemas más agudos de la lucha de clases y de la guerra y la paz desaparecen. Ejemplos: el lanzamiento del 15 M de 2011, a pesar de que en él participamos activamente desde el primer momento gentes honestas y convencidas de que era necesario, fue un lanzamiento artificial programado para agitarlo todo y no cambiar nada. Recordad el "No nos representan", referente al conjunto de la realidad sindical y política, sin ningún matiz ni contenido de clase, ni de lucha contra la guerra y por la paz. Pongo un ejemplo que viví directamente. Yo participaba diariamente en una de las comisiones que se organizaban en las diversas plazas alrededor de la Puerta del Sol del Madrid para tratar de los asuntos más variados. En la comisión  donde participaba se hablaba de la situación internacional, de la guerra y la paz.... Pues bien, en aquellos momentos se estaba produciendo lo que llamaban "Acción militar en defensa de la vida", que era el bombardeo, la acción militar terrestre y el apoyo al terrorismo yihadista contra el gobierno y el pueblo de Libia, por parte de la OTAN y compañía, participando activamente España, gobernada entonces por el PSOE, con Zapatero de presidente del gobierno y las ministras Chacón de Defensa y Trinidad Jiménez de Exteriores. Un grupo de jóvenes me abordó en la puerta del Sol para que firmara un manifiesto oficial de los organizadores del 15 M. en referencia al "No nos representan" antes citado. Leí el manifiesto y ni una palabra de la guerra y de los bombardeos contra Libia, sino una vaga mención a la paz. Les dije que  porqué no se hablaba de la guerra y me contestaron que aquello era otra cosa. Toda una lección. Les dije que se guardaran el papel. Y mientras, en el centro de Sol, había quien todavía agitaba las manos en el aire en aquel gesto ridículo que habían inventado los adinerados promotores del 15 M. 
Y en que quedó aquello politicamente: en una especie de descalificación de la "casta" por parte de un partido recién formado, que dijo que el 15 M ya no existía porque ellos ya representaban directamente al movimiento y que ha actuado igual que la casta que decía combatir, balanceándose de un lado para otro, como bien se puede comprobar con solo tener un poco de sentido común y honestidad política.
Y ahora, al final de aquellas escapadas a la nada y a la disolución de un verdadero sentido de la lucha de clases y a una acción consecuente contra la guerra y por la paz, escapadas fomentadas, promocionadas y financiadas por una vertiente del capitalismo neoliberal pretendidamente social, nos encontramos en España con el vacío de una razonable y consistente actitud democrática de clase y con una guerra de banderas, agitadas desde todos los ángulos de los diversos capitalismos "patrios". Se crean reaccionarios independentismos periféricos que incluso apoyan y siguen muchos palanganeros de la "izquierda", y correlativamente surgen, o salen de su insignificancia y se hacen grandes, los oponentes desde el centralismo nacionalista asimismo reaccionario. Y mientras tanto, los unos y los otros que saben lo que quieren, hacen la misma política: engatusar todo lo que pueden para neutralizar la dinámica social de cambio real, robar todo lo que se pueda y vivir del cuento mientras dure. No sé porqué, pero me temo que hay políticas pretendidamente progres, que además de fragmentar la sociedad en divisiones de género artificiales y en grupúsculos, tienen la virtud de agitar las aguas del neofascismo. Es como una moneda de dos caras.               

jueves, 10 de enero de 2019

ERES, MANADAS, PACTOS ANDALUCÍA, VOX Y LAS EXTREMAS DERECHAS.


DESPIDOS.- El mismo día que los trabajadores de ALCOA se manifiestan en Madrid para evitar el depido de dos tercios de sus plantillas, 700, en Aviles y A Coruña, Vodafone decide un ERE, con el despido de 1200 trabajadores, el 23,5 % de su plantilla, que se suman a los 900 despedidos de 2013 y a los 1000 de 2015; y la  Ford anuncia que recortará miles de empleos en el conjunto de sus fábricas europeas. Sabiendo que  hay muchísimos empleos precarios, temporales, a horas, y gran parte  de salarios y pensiones con los que no se llega a fin de mes, parece que la izquierda en su conjunto,  el movimiento obrero (des) organizado y el sindicalismo realmente existente, están como ausentes o trabajando a ritmo lento para no derrochar sus energías. Declaraciones de unos y otros de vez en cuando para recordar que existen, que suenan muchas veces a retórica intrascendente, capaz incluso de ver los problemas pero no de activar los básicos elementos de información y denuncia, de compromiso, de organización y movilización, para hacer frente a los problemas que afectan a los trabajadores/as y defender políticas alternativas a las que impone el sistema o, al menos, impedir los aspectos más regresivos de las políticas conservadoras de éste. 
El sistema capitalista es un todo, que actúa en todas partes según las necesidades, sea en su versión neoliberal más dura en la forma, la que quiere simbolizar, entre muchos otros, VOX, siguiendo las teorías y orientaciones del ultraconservador norteamericano Steve Bannon, ex asesor de la casa Blanca; o sea en su vertiente pretendidamente más"social", impulsada por los seguidores de las tesis neocapitalistas del teórico norteamericano Gene Sharp, y potenciadas en todas partes por el "filántropo" multimillonario, George Soros, acompañado de numerosos ejecutivos pagados y auxiliares voluntarios  muchos de los cuales se consideran y presentan como  representantes de la izquierda. 
SOBRE MANADAS.- En este contexto continúan saliendo nuevas "manadas", uniéndose la última de Alicante a la más célebre de Pamplona, y nuevas manadas y manadillas no conocidas como las anteriores, o alimañas solitarias sueltas por doquier, cuya relación con el amor y el sexo es a través de la violencia. Y Vox, tan permisivo con todo lo que son políticas neoliberales, conservadoras  y conectando con la jefatura  más reaccionaria del nacional-catolicismo de la iglesia española, vocifera que no hay tanta violencia machista y que se debe reducir el presupuesto destinado a combatir esta "violencia machista", abrumadoramente mayoritaria, independientemente de que se debe actuar contra todo tipo de violencia contra las personas. Y endurecer las leyes por violación y asesinato, para que no permitan que violadores y asesinos salgan a los pocos años sin haber rehabilitado ni haber cambiado nada de sus comportamientos criminales. 
PACTOS EN ANDALUCÍA.- Si pactar con VOX en Andalucía algunos aspectos reaccionarios es pactar claramente con  la extrema derecha, con lo que estoy totalmente de acuerdo, denunciando los perdedores electorales en Andalucía estos pactos por ser una entrega a la extrema derecha españolista por parte de PP y Cs, hasta hace poco acusados ellos mismos de franquistas, habiendo incluso llamado Pablo Iglesias y lo que representa, justo al día siguiente de las elecciones del 2 de diciembre, a la movilización contra el fascismo de VOX y sus 12 diputados, me pregunto yo, cómo se debe llamar pactar con la extrema derecha catalana y sus socios de fechorías, apoyados por la extrema derecha europea, que han creado el problema político más grave que vivimos en España y que, en lo fundamental, han sido abanderados, de acuerdo con el PP, de las políticas más netamente conservadoras y neoliberales aplicadas durante largos años. Dirigentes como Puigdemont que dice, entre otras cosas, que "La simbología soviética y nazi representa regímenes responsables de la muerte de millones de víctimas a manos de los verdugos comunistas y fascistas" y sigue "Alucino con la fabricación de comunistas modélicos en Cuba", rematando por hoy con " Una diputada de ICV acaba de confesarse marxista, y sin ningún remordimiento". De Torra sólo tres frases entre un montón  " Los españoles sólo saben expoliar", "Vivimos ocupados desde 1714", "Los del PSC, pobres, hablan el español como los españoles".

Pues, amigos y amigas míos, camaradas y compañeros, por ser jueves es suficiente. Os deseo lo mejor para el próximo fin de semana y siempre.
Ellos salvaron al Comunismo y a la Humanidad
LAIA PALAU, deportista comunista española. Capitana de la selección española de baloncesto.
Vídeo: https://youtu.be/rW1tjSvIpLM

sábado, 5 de enero de 2019

Las desiertas abarcas
Miguel Hernández.
Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.
Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.
Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.
Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.
Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.
Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.
Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.
Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.
Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.
Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.
Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.